Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Por qué trabajar el circo en primaria y secundaria

Educación física


Fotografía de Cuca Untref. Fuente: Flickr

Incorporar el juego circense en el aula puede ser muy productivo para los centros educativos de primaria y secundaria. Las distintas disciplinas que conforman lo que habitualmente entendemos por circo ofrecen un espacio creativo y artístico que permiten trabajar a fondo en clase la educación en valores, la superación de los límites, la tolerancia a la frustración, la convivencia entre alumnos, la comunicación, la creación colectiva, la autoestima y la confianza.

Las actividades circenses, dado que permiten una amplia variedad de propuestas y un grado elevado de versatilidad en el desarrollo de las mismas en el aula, favorecen al profesorado trabajar contenidos transversales de importante valor educativo, que pueden desarrollarse desde áreas como la ética, la educación física, la educación artística, la tecnología...

 Este potencial, que a menudo se ha trabajado con colectivos de riesgo fuera de la escuela a través del circo social, es muy interesante para desarrollarlo dentro del aula, permitiendo opciones como el trabajo cooperativo entre alumnos de distintos cursos o ciclos educativos (para reforzar los vínculos entre ellos); o utilizándolo como instrumento para resolver problemas de relación en grupos-clase con conflictos de convivencia.

 Si decidís incorporar el juego circense en el aula potenciaréis en vuestros alumnos las siguientes habilidades:

 -Creatividad: el alumno descubre nuevas potencialidades de su cuerpo, nuevas capacidades para manipular materiales, nuevas formas de resolver problemas ante las limitaciones que va encontrando por el camino.

-Cooperación: la mayoría de las situaciones motrices que propone el circo buscan trabajar la cooperación. Así, trabajar en grupos y conseguir objetivos comunes estrecha lazos entre los alumnos (que ha menudo han de habituarse, incluso, al contacto físico entre ellos) y rompe barreras emocionales si las hubiese

-Mejora del autoconocimiento y la superación personal: el trabajo circense se basa en el hacer. La vivencia y la experiencia del alumno generan un tipo de aprendizaje mucho más difícil de olvidar que el basado en la transmisión de contenidos abstractos.

-Mejora la autoestima: los alumnos refuerzan la confianza en sus facultades. A través del circo, aprenden a tolerar la frustración cuando las cosas no salen como desean y a ser persistentes, confiando en su capacidad de mejora y de consecución de objetivos. En este sentido, el circo es especialmente útil para alumnos con dificultades de aprendizaje o de adaptación al ritmo de la clase en otras áreas. En el juego circense, los alumnos se encuentran grosso modo en situación de igualdad, cada uno trabaja su potencial y no se compara con el resto del grupo, lo que, además, permite el aprendizaje personalizado. orologi replica

-Mejora la psicomotricidad: los juegos circenses mejoran la coordinación, la concentración, la percepción kinestésica, la percepción espaciotemporal ,el  equilibrio, la fuerza, la velocidad de reacción, el ritmo (Babache, 1996; Pitarch, 2001; Invernó, 2003; Bortoleto, 2004)... El trabajo de las habilidades a través de el cuerpo es especialmente interesante en los alumnos de secundaria, cuando necesitan trabajar a fondo su energía corporal, experimentar emociones intensas y llevar sus posibilidades al límite (como también vemos en otras disciplinas practicadas por adolescentes, sean el skateboard, el breakdance, el surf...).

En definitiva, son muchas las razones por las que creemos que es positivo introducir en vuestros centros educativos el juego circense como método de aprendizaje cotidiano. Si decidís hacerlo, será más efectivo cuantas más áreas y profesores vinculéis en el proyecto. Aprovechad la oportunidad para hacer trabajar conjuntamente a alumnos de distintos cursos y ciclos. Estamos convencidos de que, además de fomentar nuevas formas de aprendizaje fortalecerá los vínculos entre alumnos y profesores, y ayudará a que todos sintáis un poco más la comunidad de la escuela o instituto como una gran familia.

Noticias relacionadas

  • Primer cicloCuestiones a tener en cuenta cuando gamificas tu aula: tipos de alumnado, tipos de personas jugadoras

    Cuestiones a tener en cuenta cuando gamificas tu aula: tipos de alumnado, tipos de personas jugadoras


    En estos momentos en que en Flip estamos inmersos en el desarrollo de juegos y estrategias de gamificación para primaria y secundaria, nos ha parecido una buena idea compartir con vosotros algunas consideraciones que acostumbramos a tener en cuenta en la conceptualización de nuestras propuestas, esperando que puedan ayudaros como docentes cuando os planteáis en clase desarrollar un juego. Si estáis de pleno inmersos en la gamificación, es posible que ya tengáis estos conocimientos asimilados. Sin embargo, para aquello que os iniciáis en el tema, nos parece interesante iros dando algunas pautas útiles.

  • Primer ciclo¿Pensáis que es pesimista vuestro alumnado de secundaria?

    ¿Pensáis que es pesimista vuestro alumnado de secundaria?


    ¿Cómo puede ser que de los 60.000 pensamientos diarios que genera nuestro cerebro sólo un 10% sean  positivos? Esta es la pregunta de partida que planteamos a vuestro alumnado en nuestros talleres de relajación para secundaria.

  • Primer cicloDINÁMICAS PARA TRABAJAR LA AUTOESTIMA EN SECUNDARIA

    DINÁMICAS PARA TRABAJAR LA AUTOESTIMA EN SECUNDARIA


    Cada ciclo educativo tiene unas necesidades diferentes. Para trabajar la autoestima en secundaria es necesario centrarse más en lo lúdico. En estas edades es conveniente empezar a profundizar más en la identidad, cualidades y capacidades que todos tenemos, de manera consciente y experimental. Además, hemos de tener en cuenta que en estas edades el tema de las inseguridades es mucho más delicado, por lo que deberemos ir poco a poco, evitando forzar a los alumnos a mostrarse tal como son desde un principio.

  • Primer ciclo¿Por qué practicar yoga con tus alumnos?

    ¿Por qué practicar yoga con tus alumnos?


    La palabra yoga es un vocablo de origen sánscrito que significa unión y que utilizamos para referirnos a una disciplina tradicional nacida en Índia que, en un sentido amplio, define una actitud vital de respeto por uno mismo, por el mundo y por las personas que nos rodean. El yoga es una práctica que combina ejercicios físicos (asanas) de respiración (pranayamas) y de meditación. Practicar yoga es muy recomendable para los centros educativos,  por el bienestar emocional que proporciona a quiénes lo practican; además de los beneficios físicos que aporta, en tanto que mejora la elasticidad y la tonificación del cuerpo; y por los beneficios directos que tiene en las relaciones entre compañeros y en el proceso de aprendizaje.

Arriba